El Hospital Niño Jesús de Madrid permite el ingreso de los niños en su propia casa