La catástrofe crece y las autoridades temen un aumento de las muertes en Río de Janeiro