La catedral de Washington se viste de gala para recibir a Trump y su familia