Un cerdo se convierte en la nueva mascota del aeropuerto de San Francisco