Chile toma las calles para recordar a las víctimas de Pinochet tras 46 años del golpe