Los chilenos, fascinados al ver la capital cubierta de blanco por la nieve