La tolerancia cero de China ante el miedo a ómicron: cubículos forzosos para los positivos