Los civiles escapan de Sirte