La clave del ataque en Dortmund estaría en las cartas