Un clérigo prohíbe comer en bufets libres