El coche, más sucio que cualquier baño público