Hasta 68 coches de lujo son destruidos y convertidos a chatarra en Filipinas