El collar bomba colocado a la joven de Sidney no tenía explosivos