La comunidad internacional condena el ataque norcoreano y teme más tensión