El horror de las concertinas en la frontera de Estados Unidos aterroriza a los menores migrantes