El conductor del autobús que colisionó contra un tren no respetó las señales luminosas