La confesión de un asesino en serie en Chipre permite localizar cinco cadáveres