No es una metáfora: El Congreso de Colombia se llena de ratas