El masivo respaldo al simbólico plebiscito aumenta la presión sobre Nicolás Maduro