Así pone en contacto el Estado Islámico a jóvenes europeos radicalizados