La contaminación del automóvil minimiza los avances en la lucha contra la polución