La contaminación de la bahía de Guanabara inquieta a los deportistas olímpicos