Continúa la tensión en las calles de Chile tras nueve semanas de protestas