La campaña demócrata arranca con todos los pesos pesados del partido apuntando a Trump