Se convierte en toda una estrella pese a no haber salido de casa en dos años