La creación de nuevos basureros desata la lucha en Nápoles