Una secta podría estar detrás del crimen de la ballesta que ha conmocionado Alemania