La crisis afecta al sistema sanitario griego