La crisis hace que el mundo sea un lugar más violento que hace un año