Un cuadro de Gauguin se convierte en la obra de arte más cara jamás subastada