Así fueron las cuatro horas de terror que vivió la ciudad de Múnich