Confrontación de una Cuba que brinda y otra que llora ante su embajada en Madrid