El G8 se aísla en un enclave fortificado y remoto de Irlanda del Norte