La rebelión antiMerkel sigue: los líderes europeos no se reparten las sillas