Se cumple un año de los desalojos que han hecho de Sheij Yarraj un símbolo