El cumpleaños más triste con un sorprendente final feliz