Tras meses custodiando la casa de su dueño fallecido, Ricky Bobby tiene nuevo refugio