David, el español apuñalado en Londres, "salió de casa descalzo, desesperado y pidiendo ayuda"