La decisión de un tribunal nacional sobre protección de marcas vale en la UE