Los demócratas se hacen con la Cámara baja y los republicanos conservan el Senado