Una densa nube de humo siembra el pánico en el metro de Washington