El deporte ruso, de luto