Derriban de forma controlada lo que quedaba del edificio de Miami que se desplomó hace dos semanas