Colas interminables, síntoma del desabastecimiento en Venezuela