La desconexión de los sistemas de comunicación pone bajo sospecha al piloto