Obama, ‘tocado’ por los espionajes civiles