El desierto de Atacama, de cerca