El desmayo del senador Kennedy, la nota triste en la investidura de Obama