Detenido con una barra de hierro en la mano tras matar presuntamente a cuatro indigentes