Dos hombres confiesan haber arrojado al río el cadáver de la turista española Nathaly Salazar en Perú